Investigación Médica, el documental que no quieren que veas

El documental que no quieren que veas presenta Investigación Médica: Houston, tenemos un problema, una película de 50 minutos de duración en la que expertos en medicina, investigación y producción de medicamentos hablan sobre el sistema actual que que aplica sobre la investigación médica calificándolo de ‘Inhumano’, ‘no ético’ o ‘sistema frustrante que no funciona y que hay que cambiar’.

En su web explican la necesidad de expansión de este documental para poder abrir los ojos a la gente ante la industria de los medicamentos, los monopolios, la desprotección ciudadana y la privatización de conocimiento:

INVESTIGACIÓN MÉDICA: HOUSTON, TENEMOS UN PROBLEMA¿POR QUÉ NO QUIEREN QUE LO VEAS? 

Porque en este documental expertos y líderes de opinión de todo el mundo aportan datos tan contundes como escalofriantes sobre el perverso modelo de investigación médica. Porque la verdad incomoda a los que tratan de ocultarla. Porque la información es poder y porque cuantos más sepamos lo que está pasando, más podremos hacer por cambiar la situación.

Para situar en contexto al espectador se explica el proceso desde que se realiza una investigación de un medicamento, normalmente en una universidad a bajo coste y financiado por el estado, hasta que las industrias farmacéuticas se hacen con él y lo desarrollan. Es decir, el gobierno paga la investigación y el desarrollo del mismo al invertir en medicinas en las empresas privadas, osea todos los ciudadanos, pero los beneficios económicos son para únicamente para las empresas privadas. Así, los expertos indican “Faltan medicinas, la gente se muere por la inaccesibilidad a medicamentos que económica y materialmente se podrían fabricar”.

Existen medicamentos que cuestan más de 700€ cada pastilla o 60000 € un tratamiento de tres semanas. “Es un negocio más rentable que la industria de armas”, citan en la película. “¿Cuánto vale una vida?”, “Tienen el monopolio porque nadie quiere regatear sobre temas de salud”. Se abre el debate sobre si los medicamentos deberían ser un bien público ya que está financiado con fondos públicos.

La película también habla de las Enfermedades Olvidadas, las que afectan a la gente pobre, a poblaciones con muy pocos recursos. El motivo de ser enfermedades olvidadas es totalmente económico. Medicamentos que salvan vidas en poblaciones pobres no se fabrican, pero el mismo medicamento que tiene el efecto secundario de caerse el pelo de la cara sí se hace, porque tiene un beneficio económico. La industria farmacéutica para definitivamente de fabricar el medicamento para la cura de la primera enfermedad.

Explica cómo la tendencia se dirige a crear medicamentos (o se está haciendo ya) para tratar enfermedades, pero no para curar. Es decir, si te tratan una enfermedad durante toda tu vida, eres un fiel cliente, sin embargo si tomas un antibiótico y te curas de tu enfermedad, eres un cliente perdido. Afirman que la fabricación de antibióticos ha disminuido bastante.

La crisis de los antibióticos es un problema grave mundial que provoca que enfermedades catalogadas como leves, se alarguen y se compliquen. El módulo de patentes que rige el mercado debería evolucionar ya que hoy en día no tiene sentido mantenerlo. Se patentan conocimientos, lo cual ralentiza las investigaciones y provoca que se lleven investigaciones simultáneamente sobre el mismo medicamento en distintas partes del mundo. Lo tachan de “corrupción legal” e indican que no es beneficioso para nadie. El gobierno renuncia a la investigación en medicina, dejándolo en manos de la industria privada y dándole parte de su presupuesto, un extraño pacto.

Se necesita compartir conocimiento para agilizar el trabajo de las investigaciones científicas para lo cual se está promoviendo una posible solución: la desvinculación de la investigación del medicamento y de la fabricación y comercialización el mismo. Que todos los medicamentos fueran genéricos. Otra posible solución se trataría de crear un Tratado Mundial sobre la Investigación y Desarrollo. Crear un fondo global entre todos los países de la OMS, un fondo público para no patentar medicinas y ponerse de acuerdo en todo el mundo para no llevar investigaciones paralelas sobre el mismo medicamento. Con el nuevo sistema se incrementaría el número de personas que pueden acceder a las medicinas y se ahorraría dinero, pues tan solo premiando entre todos los países un medicamento con una gran cantidad de dinero, costaría menos que con el modelo actual.

“Lo financiado con dinero público debería ser público, de todos”, una llamada a la acción para conseguir abrir los ojos y dirigirnos a una vida mejor.



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s