¿Quiénes son los refugiados?

Nadie imagina que se convertirá en una persona refugiada.
Una doctora se dirige a casa desde el trabajo, un mecánico arregla un auto, una niña va al colegio, un padre da un beso de buenas noches a su hijo.
Cada una de estas personas espera que mañana sea igual que hoy.
Pero el miedo puede llegar en un instante.
Puede ser el sonido de disparos, la caída de una bomba, una llamada a la puerta.
Muchas de las personas que se ven obligadas a huir sólo disponen de unos minutos para tomar decisiones vitales, recoger lo que puedan y correr.
¿A dónde irán? ¿Cómo se desplazarán? ¿Qué se llevarán?
Son decisiones desesperadas, tomadas en instantes, con las que tendrán que vivir durante el resto de sus vidas.”

Se trata de la transcripción del siguiente vídeo “Nunca pensé que me convertiría en una persona refugiada”. Y a continuación, cómocuándo y por qué una persona se convierte en una persona refugiada.

Condición de refugiado

Las personas refugiadas corren peligro de sufrir persecución u otras violaciones graves de derechos humanos en su país y por ello huyen sin poder regresar. Su situación es tan peligrosa que cruzan fronteras en busca de seguridad. Pueden escapar de una guerra, de una persecución por el color de su piel, su orientación sexual, sus ideas políticas… necesitan refugio y protección en otro lugar.

Cabe destacar que estas personas no tienen que ser reconocidas “formalmente” como refugiadas. Cuando una persona reúne las condiciones anteriores, deben ser respetados sus derechos como refugiado.

Protección de las personas refugiadas

La protección de las personas refugiadas incluye la seguridad de no ser devueltas a los peligros de los que huyen, el acceso a procedimientos de asilo justos y eficaces y medidas que garanticen que se respetan los derechos humanos en el país de asilo.

Ningún país puede, por expulsión o devolución, enviar a un refugiado a las fronteras de los territorios donde su vida o su libertad corra peligro por causa de su raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social, o por sus opiniones políticas. Así se prohíbe la devolución del refugiado a las fronteras de cualquier territorio donde corra peligro, sin tener en cuenta si ese territorio es su país de origen, y se prohíbe la expulsión a un tercer estado en el cual el refugiado corra riesgo de poder ser enviado a un territorio donde corra peligro.

Personas migrantes

La diferencia entre las personas refugiadas y las personas migrantes es que las segundas se desplazan principalmente para mejorar sus vidas (trabajando, estudiando o por otros motivos) sin enfrentarse a ningún impedimento para regresar, aunque en sus países de origen haya falta de desarrollo económico.

La protección de los refugiados: la realidad

Los países frontera o accesibles mediante mar, ubicados en un punto de posible acceso desde países que sufren situaciones políticas inestables, son los más perjudicados en cuanto al elevado número de personas solicitantes de asilo que reciben. A menudo los estados se ven incapaces de asistir a los refugiados cuando llegan de forma masiva. No pueden proporcionarles ni tan siquiera lo más básico. Si bien, un reparto equitativo entre países amigos (por ejemplo los países más ricos) minimizaría el posible problema de recepción y asilo de refugiados a un mismo lugar. Si ésta es la teoría, ¿cuáles son los inconvenientes que no permiten cumplir con la legislación y con el estatuto de los derechos humanos?

Esta realidad está representada, por ejemplo, en el documental Nacido en Siria, del reportero de guerra Hernán Zin. La cinta muestra visualmente y contando con los testimonios de siete niños cómo son estas migraciones, de dónde vienen, de qué huyen, cómo es el viaje y qué les depara el futuro.

Actualmente en muchos campos de refugiados las personas sufren de aglomeración, escasez de comida y ropa, limitación de oportunidades educativas, saneamiento deficiente, acceso limitado o nulo al dinero… Posteriormente las personas que consiguen el asilo en este u otro país, sufren de aislamiento por la falta de apoyo durante su integración a la nueva sociedad, por la falta de acceso a la educación, por las actitudes de otras personas, discriminación, dificultades por la falta de informaciónbarreras culturales y falta de servicios que ayuden a entender el nuevo contexto…

Derechos Humanos

La Declaración Universal de Derechos Humanos, proclamada por Naciones Unidas, recoge los derechos y libertades básicos que han de ser respetados por todas y para todas las personas del mundo, sin excluir a nadie por sexo, religión, ideas políticas, edad, orientación sexual, color de piel, idioma, país de origen, posición económica u otras condiciones u opiniones. Está compuesta por 30 artículos que puedes ver aquí.

Testimonios

Abdullah Alkiem

El siguiente testimonio es de Abdullah Alkiem, un enfermero de 26 años que huye de la guerra en Siria. Lleva un año viviendo en un campamento de refugiados en la isla Chíos (Grecia). Existe una petición en change.org para exigir asilo en España para Abdullah.

Un refugiado de Afganistán responde a quien le mande de vuelta a su país

Este fragmento del Documental HUMAN no puede ni debe dejar indiferente a nadie. Se trata de el testimonio de un hombre de Afganistán que vive como refugiado en ‘La jungla’ de Calais, un campamento donde habitan cientos de refugiados. Relata cuál es su situación y cómo la policía pretende que emprenda el viaje de regreso a su país. Así les responde, simplemente suplicando que le dejen vivir.

– Tienes que irte de la jungla.
– Donde tengo que ir? Dígame a dónde, quiero irme.
– Tienes que volver a tu país.
– ¿Dónde está mi país? No tengo país. Es un campo de batalla, matan a la gente, la gente se pelea. ¡Eso no es un país! ¡Afganistán ya no es un país! Es un campo de batalla37 países trataron de controlar ese país, pero no pueden controlar a esa gente. ¡La ONU no la puede controlar! ¿Cómo pueden enviarme de vuelta a ese país? He perdido a mi familia en ese país. ¿Cómo puedo volver a ese país?

 

Anuncios

2 comentarios en “¿Quiénes son los refugiados?

  1. Terrible el testimonio de Abdullah. Las condiciones para los refugiados son infrahumanas, sé que la ONU es un organismo más bien burócrata que otra cosa y que hay mucho que cambiar, empezando por la voluntad de los Estados. Pero tal y como veo la posición de quienes ostentan el poder, el problema se convierte en una tautología, la solución está en cambiar el sistema. Excelente post.
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s