Derecho Internacional Humanitario (los derechos en la guerra)

El Derecho Internacional Humanitario, que a partir de ahora llamaremos DIH, se aplica durante conflictos armados para proteger a las personas que no participan en el conflicto y limitar los medios y métodos de guerra.

A diferencia del DIH, el Derecho Internacional de los Derechos Humanos surge del derecho constitucional nacional y está destinado a proteger a las personas de los abusos de poder de un estado. El DIH se aplica a las relaciones de hostilidad entre Estados. Para diferenciarlos:

  • Los Derechos Humanos aplican tanto en tiempos de paz como en tiempos de guerra, pero se pueden restringir ciertos artículos ante situaciones de emergencia pública (como una guerra) salvo los derechos inalienables o inderogables, como el derecho a la vida o la prohibición de torturas o tratos degradantes.
  • El DIH se aplica únicamente en conflictos armados (internacionales o locales) y situaciones de ocupación. Su objetivo es proteger la vida y la dignidad de las personas durante una guerra. Limitan los medios y rigen las relaciones entre los combatientes. La aplicación de las normas del DIH no se puede suspender bajo ninguna circunstancia.

El DIH se basa en tres principios fundamentales: de distinción, de limitación y de precaución.

07573-nacido2ben2bsiria

El principio de distinción establece la necesidad de distinguir entre civiles y combatientes. Más concretamente, están prohibidos los ataques contra civiles, los ataques a bienes civiles y está prohibido el uso de armas que no permitan distinguir entre civiles y objetivos militares. Debe dar garantías fundamentales a las personas que no participen directamente en las hostilidades o que hayan dejado de participar en ellas.

El principio de limitación establece la limitación en el uso de la fuerza, prohibiendo el uso de ciertas armas (como las armas químicas o las armas trampa). Así, el principio de proporcionalidad establece que, aun en presencia de un objetivo militar claro, este sólo puede ser atacado si el riesgo de causar heridas a los civiles, o daños a bienes de carácter civil, o de matar a civiles no es excesivo en relación con la ventaja militar esperada.

El principio de precaución o de asistencia humanitaria indica que deben tomarse precauciones para atenerse a los principios de distinción y de proporcionalidad. El DIH es independiente de los motivos o justificaciones de la guerra, tan sólo regula los aspectos con interés humanitario garantizando los derechos a la vida y a la salud frente a tratos crueles y derecho a solicitar y recibir ayuda.  Así mismo este principio implica la no criminalización de las labores propias de la asistencia humanitaria.

Según el DIH, el deber del personal humanitario en conflictos armados recoge los siguientes más importantes:

  • El deber de asistencia humanitaria: recoger y asistir a heridos y a enfermos, principalmente dirigido al personal sanitario.
  • El deber de no discriminación, es decir, prohibir distinciones entre las víctimas.
  • El deber de prioridad en la asistencia médica y no discriminar en función de la parte del conflicto a la que pertenece o de la graduación militar del herido.
  • El deber de solidaridad, no abandonar a heridos así como responsabilizarse de la salud, la vida y la integridad física y mental de los heridos y los enfermos que están bajo la supervisión del personal sanitario.

 

Para saber más leer la entrada ¿Quiénes son los refugiados?

 

Anuncios

Un comentario en “Derecho Internacional Humanitario (los derechos en la guerra)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s