Hilo (de Twitter) de la semana… CDR!

“A ver, contexto sobre esto de los CDR:
Hace años, cuando ETA se rindió, @jorgedioni fue de los primeros en advertir que con ETA se esfumaba el principal garante de la unidad de España. Muchos se llevaron las manos a la cabeza. No lo procesaron porque Llarena estaba a otras cosas. Ahora, fijémonos en la estrategia que hay detrás de la reforma de la calificación de terrorismo pactada por PP y PSOE, que frivoliza el concepto de terrorismo y lo convierte en algo ambiguo. (Imagen @bufetalmeida). Es una redefinición de terrorismo para cuando no hay terrorismo.

O sea, como llamar “angula” al “surimi”. Esa ambigüedad en los tipos penales es en esencia antidemocrática porque es un vehículo para la arbitrariedad. La fecha de la reforma es febrero de 2015, tres meses después de que las encuestas pusieran a Podemos en cabeza. Y fijémonos en la nueva definición de “terrorismo”, en la que el 15M o Rodea El Congreso, incluso las movilizaciones antidesahucios o la huelga de CocaCola o cualquier lucha sindical encajan como un guante. Por supuesto, también las Diadas. “No se atreverán”, decían algunos. Ya. Eso ocurre en un país con una incidencia baja del terrorismo (como en toda Europa, vivimos los años de menor actividad terrorista, de la de verdad, digo, no la que pone ahora el Código Penal. A pesar del yihadismo), donde sin embargo, aumentan los procesados por “terrorismo”. El “terrorismo” es ahora un delito político. A la vez, la Sacrosanta Unidad de España (ya sin ETA, como predijo @jorgedioni) comienza a ser puesta en cuestión por crecientes sectores sociales e incluso por poderes públicos del Estado, como la Generalitat. Ya habíamos visto cómo la música y el humor pasaban a justificar acciones de ese tribunal político heredado del franquismo, la Audiencia Nacional, que se había quedado básicamente sin negocio con la desaparición de ETA. Lo siguiente fue convertir una pelea de bar (un delito de agresiones, como todo el mundo sabe) en “terrorismo”. En @ContadorAltsasu podéis comprobar que se metió a la gente en prisión y se tiró la llave. “Para qué juzgarlos, que se pudran”. La prisión provisional como condena. En realidad, las cosas empezaron a torcerse mucho antes, cuando la Kale Borroka se convirtió en “terrorismo”. Se igualó a los radicales callejeros con los comandos terroristas. Volcar un contenedor y poner un coche bomba, lo mismito. Fue un pacto de PP y PSOE, ni se pregunta. De paso, se ilegalizaron partidos con una ley ad hoc (inconstitucional, aunque la bendijera el TC). Un juez genial de la Audiencia Nacional (ese que quiere “refundar la izquierda” con Llamazáruman de Muchos Colores) también pisoteó la Constitución cerrando periódicos porque oye. Tiene sentido que ahora, que la Sacrosanta Unidad de España (SUE) está, en fin, bastante pocha, necesitemos inventarnos otra ETA. La anterior nos permitió legislar contra el activismo, eliminar medios de comunicación, criminalizar la protesta e ilegalizar a rivales políticos. Así es como el procesismo y sus CDR se han convertido en la coartada perfecta para que el Estado (el Estado Leviatán, el de verdad, no el Estado Social y Democrático de Derecho) se disponga hoy a reinventar una ETA de mentirijillas. Porque aquella ETA, claro, sí era terrorismo. En ese estado de excepción, la prisión provisional, lo saben bien los brutos de Alsasua, los jóvenes raperos o los gobernantes catalanes, se convierte en condena preventiva. Aún veremos cosas más asombrosas que procesar a CDR por terrorismo. Ahora bien, el que crea que este camino no tiene costes, en términos políticos internos y externos, se equivoca. La degradación del Estado, de momento, está destruyendo al partido en el Gobierno. Cuanto más se alargue la legislatura, más veremos degradarse la calidad democrática del Estado y destruirse al Gobierno. Y con ellos, el prestigio de nuestras instituciones públicas, ya sean universidades, fuerzas del orden, tribunales o la jefatura el Estado. El mangoneo político de inspiración posfranquista de nuestros altos tribunales hace difícil pensar que a medio plazo sobreviva el Constitucional sin una reforma que más bien deberá ser una refundación, y lo mismo el Supremo, o la Audiencia Nacional. El Estado, como expliqué aquí con un cierto cachondeo, no puede combatir lo impensable sin renunciar a su propia naturaleza y convertirse a su vez en una aberración. (lavanguardia.com/politica/20180…) Se avecinan grandes convulsiones, mucha gente irá a la cárcel. A largo plazo, todo ello debería provocar una catarsis y mejorar la calidad del Estado, pero a corto y medio, viviremos jornadas turcas. Porque quienes sostienen la Contrarreforma Penal olvidan algo sustancial

…Que no estamos en 1998. La revolución digital es un vector de contrapolítica de consecuencias históricas sólo comparables a la máquina de vapor y la imprenta. Generan sociedades políticas nuevas. De hecho, como ocurrió con Watt y Gutemberg, generan una civilización nueva. Entre tanto, algunos, en su bondad infinita, se rasgarán las vestiduras perplejos ante el intento de convertir al procés y el separatismo (y el soberanismo) en ETA. Pero les recuerdo cuál fue el silogismo que presidió el arranque del siglo:

ETA era lo mismo que HB, y por tanto lo mismo que el PNV, y como el PSOE pactaba con el PNV, el PSOE también era ETA (a la izquierda, como se ve, asociarse con lo reaccionario por la Razón de Estado siempre le acaba saliendo rana). Entre las defensoras de este silogismo (ETA=HB=PNV=PSOE, ergo PSOE=ETA), estuvo nuestra querida Rosa Díaz, ex consejera de Comercio y Turismo en un gobierno del PNV. Lo de sus tuits loquers es la consecuencia lógica. El silogismo también explica por qué el Periodismo con Tonsura tuvo que inventarse que el 11M era cosa de ETA. Recuerden, ETA=PSOE. Así que no extraña que hoy se venda a Podemos y En Comú como partidos separatistas. Y serán pronto Partidos que Apoyan el Terrorismo Procesista. La dinámica de fondo de todo esto responde a una lógica histórica de vetusta tradición, que gobernó España durante 40 años del siglo XX. Y este hilo, claro, es terrorismo de autor (intelectual). APÉNDICE 1. Este es el texto original de @jorgedioni que inspira este hilo.

APÉNDICE 2: Alguno me pregunta cómo se define la lógica del siglo XX a que aludo. Es simple, consiste en entender como única dialéctica política posible la que persigue la desaparición del adversario.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s