Fraguas, la okupación de un pueblo

Escucha este artículo en formato Podcast

Viajamos al pueblo los fines de semana. Emigramos a la ciudad para estudiar o trabajar. Algunos, pocos, hacen lo contrario: emigran al pueblo para vivir.

Los pueblos de España sufren desde hace 70 años un preocupante abandono. Las urbes se expanden y se masifican. Pero los sueños y los proyectos de vida no son exclusivos de las grandes ciudades. El neorruralismo es un proceso ecológico y comunitario, de recuperación de tradiciones y labores fundamentales, como el cultivo, que las nuevas generaciones desconocen.

En el pueblo abandonado Fraguas, una nueva comunidad ha decidido darle de nuevo vida. Reconstruyen sus casas y sanan su naturaleza. Fraguas Revive es un proyecto contra el despoblamiento rural, entre otras tareas se lleva a cabo la reforestación del campo con árboles autóctonos para evitar incendios. Los vecinos originales de Fraguas continúan visitando el pueblo y están maravillados.


“Es real, pero si no nos dejan que sea real, se puede llegar a quedar en un sueño.”

Fraguas Revive

Fraguas es un municipio de Guadalajara que fue expropiado por la dictadura franquista en 1969 con el fin de recalificar sus terrenos como monte de utilidad pública. En la década de los noventa el ejército de Tierra destroza la aldea con ametralladoras. Desde 1984 son patrimonio de la Junta de Castilla-La Mancha.

Tras casi 50 años abandonado, Fraguas era un pueblo destruido. Este proyecto de autogestión para la repoblación de la aldea serrana de Fraguas fue ideado inicialmente por 4 personas y actualmente lo forman un grupo de 12. Ecologistas en Acción Guadalajara otorga un premio a este colectivo, con la distinción José Luis Sampedro, precisamente por este proyecto.

Recuperación de la tierra y autogestión es lo que abastece a la comunidad de Fraguas con productos cosechados y creados por ellos mismos, algo que no dista mucho del objetivo del trabajo en la ciudad para conseguir dinero y posteriormente poder comprar esos productos. Aquí se mantiene fuera la posesión o el individualismo y prima la autoorganización y la creación de una comunidad.


Este modo de vida comparte el mismo objetivo del puesto de trabajo en la ciudad, que permite conseguir dinero para posteriormente poder comprar los productos a consumir, aunque de forma ecológica y en colaboración, cosechando los propios productos.

La Audiencia Provincial de Guadalajara ratifica la sentencia que condena a 6 de estos 12 miembros de Fraguas Revive a veintiún meses de cárcel y una multa de más de 40.000 euros, en la que se incluyen los gastos que costará la demolición de lo que han reconstruido.

Los integrantes de Fraguas Revive habían presentado un anteproyecto en las instituciones de Castilla-La Mancha y Guadalajara pero éste les fue negado, ya que necesitaban un respaldo económico muy alto, lejos de ser lo que el grupo buscaba (esto no va de futura especulación).

¿Conclusión? Por okupación de un pueblo ha surgido un proceso judicial contra 6 personas (denunciadas de un modo aleatorio) a las que se les atribuyen delitos de usurpación del monte público y ordenación del territorio y daños que en realidad fueron producidos por la demolición del pueblo y no por la repoblación que la comunidad de Fraguas Revive ha llevado a cabo.

Contraste: En Galicia existen unas cuatro mil aldeas en las que ya no vive nadie. Las aldeas gallegas están a la venta en agencias inmobiliarias por apenas 250.000 euros. Es decir, negamos al ciudadano su derecho a restaurar un lugar dañado y abandonado, le criminalizamos y al mismo tiempo especulamos con su venta para que los ricos inviertan, aumenten su patrimonio y, por qué no, se conviertan en reyes. El rey de la aldea. Neoliberalismo lo llamamos. Porque no sabemos vivir sin clases.

Fraguas es el precioso documental que muestra la evolución de este pueblo okupado y el punto de vista de sus nuevos habitantes.

El documental Fraguas es realizado y producido por Irene Powers Rodríguez, Raquel Vargas Garrido y Alberto León Sáez, e incluye la banda sonora de Aurora Aguilera, que canta “Dejando miedos libres somos más felices”.

También contiene versos de Manuel del Valle: “Vamos a hacernos un hueco en las urnas de la tierra y vamos a plantarlo y ararlo. Vamos a cosechar nuestros propios semilleros. Y entonces será democracia[fanzine Nada Indiferente].

Ellos no se dan por vencidos y continuarán con su lucha, no permitirán ser desalojados y se oponen a la nueva demolición que les plantea la
Junta de Castilla-La Mancha. ¡Fraguas resiste!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s