Sobre capitalismo, consumismo y sociedad

Capitalismo es no pagar las bolsas para llevar la compra a casa, pero comprar bolsas para tirar la basura. Comprar el antibiótico para la gripe y los probióticos para regenerar la flora. Comer de todo pero tomar algún remedio natural para bajar el colesterol. Vitaminas para cuando no hace sol, suscripción para mi tiempo libre y alguna inversión. Vacaciones en la playa, vestido de boda y piel morena canela. Instalar aplicaciones gratuitas y pagar periódicamente por el nuevo modelo de teléfono móvil. Y depilarte para siempre en un incógnito número de sesiones. Tengo que salir a comprar tabaco. Fútbol en bar o de pago, camisetas de fútbol a precio de concierto de alguien conocido a precio de noche de hotel a precio de alguna entrada deportiva a precio de musical a precio de festival a precio de teléfono móvil limitado a precio de salario mínimo correspondiente a mes y medio trabajado en la India.

Quizás necesite algún jarabe para defecar. Compre la guía de turismo y no moleste demasiado a los locales. Peléese, quéjese, gaste dinero que yo le protegeré. Y recuerde, lo barato sale caro (salvo que venga de ciertas multinacionales). ¿Realmente necesito todo lo que me quiero comprar?

Seguir leyendo “Sobre capitalismo, consumismo y sociedad”

Anuncios

La pobreza, vencida por el talento

28 de junio en la Jornada El talento vence la pobreza, en la sede de Endesa en Madrid, del Proyecto Observatorio empresarial contra la pobreza de la fundación Codespa con la ‘misión de inspirar y ayudar a las empresas que quieran sumarse al reto de paliar y luchar contra la pobreza’. El título de la charla rápidamente se reduce a #TalentoVsPobreza. Así debíamos estar activos en las redes sociales. Pero el objetivo era explicar el contexto y las soluciones empresariales disponibles o estudiadas orientadas a combatir la pobreza. Me gustaría decir erradicar la pobreza, pero no me atrevo. El moderador Joan Fontrodona, profesor de ética empresarial, muestra un gráfico introductorio en los que se diferencian dos colores para evidenciar la desigualdad: un color representaba a las personas con mayores ingresos y habilidades y otro color a las personas con menos ingresos y habilidades. Partimos de una base consensuada para el resto de jornada en la que ingresos y habilidades van de la mano: los ricos tienen talento, por deducción los pobres no tanto. Quizás he hablado demasiado rápido de talento. Seguir leyendo “La pobreza, vencida por el talento”

Hilo (de Twitter) de la semana… con 11 viñetas!

 

“Hay viñetas que, estés o no de acuerdo con su mensaje, son mazazos en la boca del estómago. Ésta de @pedripol para @ctxt_es es una de ellas.  Seguir leyendo “Hilo (de Twitter) de la semana… con 11 viñetas!”

“Comentarios machistas sufridos por las mujeres desde que nacen”

Ante un tema actual y de denuncia, este cortometraje “Comentarios machistas sufridos por las mujeres” de Alicia Ródenas es un buen modo de difundir la importancia de la educación feminista en contra del machismo social. Identificar las frases del vídeo como familiares o conocidas, y lo grave, hacerlo como algo natural y comprenderlo dentro de nuestro contexto social, implica una reflexión sobre la desigualdad de género.

El mundo más allá de mis ojos

Este cortometraje de Alicia Ródenas fue presentado para un concurso del instituto Diego Siloé de Albacete. El texto que interpreta pertenece a ¡Qué niña tan bonita! que fue publicado en 2015 por Ro de la Torre, el cual contiene un gran número de expresiones, comentarios e imposiciones machistas que las niñas escuchan desde que son pequeñas por parte de sus padres y hermanos, después lo continuarán escuchando en su círculo de amigos y novios, posteriormente parejas e hijos y demás miembros de la sociedad durante toda su vida. Comentarios machistas sufridos por las mujeres.

Ver la entrada original 163 palabras más

Preferimos competir a ir por libre y los robots serán los mejores en casi todo

El miedo al bochorno, a la vergüenza, al juicio, al cambio de hábitos, a la incertidumbre. Estamos condenados a sufrir premeditadamente para ser lo que creemos correcto y no dejarnos jamás llevar por la emoción, los deseos, algo que supuestamente nos diferencia de la mayor parte de los seres vivos del planeta. Además de los robots. Si seguimos así fácilmente nos confundiremos con ellos, o ellos con nosotros, los robots serán los mejores en casi todo

El mundo más allá de mis ojos

Mi reflexión comienza viendo el cuarto capítulo de la cuarta temporada de la serie Black Mirror. El episodio presenta a unos personajes con miedo a “salirse de lo común” hasta tal punto que ni siquiera son capaces de reconocer en su interior qué desean vivir realmente.

banksyFollow your dreams, by Banksy

Por un lado queremos formar parte de la sociedad, tener un lugar dentro de ella, una posición, un rol, una vida en común. Por otro lado queremos tener libertad para actuar, que no nos miren mal, vivir de un modo más individualista respetando los diferentes puntos de vista, aunque ello no evite el distanciamiento social, la creación de colectivos, la exclusión. Preferimos competir a ir por libre, ya que lo segundo conlleva una toma de decisiones con mayor riesgo de error (por desconocimiento, por estadística o por ausencia de la misma). Me planteo, ¿ha ocurrido esto…

Ver la entrada original 338 palabras más